lunes, 23 de enero de 2017

¿Cómo nos afecta correr en ayunas?





Muchos corredores empiezan su día muy temprano, empiezan a correr sin haber probado antes algún alimento, es decir en ayunas, entonces en este punto es donde te hacemos una comparación con los otros tipos de deportistas que tienen una rutina entre la tarde y la noche, pues es justo en los músculos donde se nota más esta diferencia.


Claramente la alimentación tiene mucho que ver y aunque ambos podrían tener la misma dieta, podemos notar que los deportistas que corren en ayunas presentan menos masa muscular que los que se alimentan antes de su práctica física.

Cuando un deportista no se alimenta antes del ejercicio, el cuerpo que lleva más de 8 horas sin comer y junto a las reservas de glucógeno es decir la grasa, están muy bajas, esto se acrecienta si es que la noche anterior no se consumió algún tipo de carbohidrato, por eso el cuerpo está pidiendo energía para mantener el esfuerzo y al no tenerla en el ejercicio de la mañana la obtiene de las proteínas musculares reduciendo así el crecimiento muscular.


Muchos deportistas no demuestran ningún tipo de interés en el tamaño de sus músculos, pero lo cierto es que es muy importante en cuanto a salud se refieren, pues los riesgos de padecer alguna lesión de tipo ósea aumenta. Los músculos son los que protegen los huesos, las articulaciones deben entonces recibir el impacto de la zancada, exponiéndose así a un riesgo mayor. Además de los riegos de las lesiones, solo el hecho que el deportista disminuya su masa muscular, también afecta negativamente en el rendimiento del mismo debido a que el esfuerzo físico no es el mismo ya que el cuerpo no está a su 100% de su energía que provee algún carbohidrato, por este motivo aparece la descompensación que se nos presenta a través de mareos, vómitos y en casos extremos desmayos.

Entonces lo ideal para no llegar a este tipo de riesgos es consumir algún carbohidrato como fuente de energía, para ejemplo hay varios como la leche descremada, unos 15 minutos antes de empezar el ejercicio, acompañado de una galleta baja en fibra o frutas como melón o fresas. Con este tipo de dieta que sostenga el nivel de energía que necesitas podrás mantener una masa muscular favorable para tus huesos, además garantiza que no tengas problemas en tu rutina normal ni descompensaciones.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: