sábado, 8 de octubre de 2016

¿Sabes si sufres problemas de adicción?





No solo estamos hablando de drogas o alcohol, la adicción abarca muchas más cosas, puedes ser adicta a cosas que ni siquiera habías pensado que lo eras, como al trabajo, al sexo, a los juegos o incluso a las relaciones enfermizas, pero la pregunta está en el aire ¿Cómo saber si eres adicta? Vamos a detectarla.


Existe una relación y es que las personas controladoras y obsesivas son quienes tienden a volverse adictas, según explico la psicóloga Alejandra Arias Escandón a un medio:

“Todo inicia como una distracción inocente, un ‘desestres’, cuando se vuelve más común la actividad o la conducta se genera dependencia; al final viene la culpa por que no puedes vivir sin ello, se generan relaciones problemáticas con familiares y entorno, entonces comienza el circulo de la dependencia”.

Existen diferentes tipos de adicciones y aquí enumeramos los más comunes.


La adicción al trabajo, muy común en las personas obsesivas-controladoras, tiende a las relaciones destructivas y tiene dos necesidades básicas, necesidad de control y necesidad de logros.

Lo común es que en la familia en la época de la infancia, algún miembro paso por problemas de conducta, una persona con infancia caótica proveniente de una familia disfuncional que vivió en medio del caos, buscara sobresalir y controlar al menos en el trabajo.


La adicción al alcohol o a fármacos, en la actualidad es lo más popular, dependientes de bebidas alcohólicas o ansiolíticos para ‘estar en onda’ es lo que está en cada esquina, ¿Cómo saber si ya te agarro?

Este tipo de adicción llega en tres partes, primero está el uso del producto que es el inicio del consumo y se encuentra en el gusto de hacerlo; la segunda parte es el abuso, un ejemplo es  cuando te sobrepasas y bebes de más cada vez que tomas llegando a alcoholizarte y finalmente esta la dependencia que puede ser tanto física como psicológica.


La adicción a relaciones enfermizas, esto se detecta cuando la conducta por una pareja no es normal, posiblemente estés en una relación enfermiza, su ciclo es el mismo que las anteriormente descritas, en este caso el no detectarlo a tiempo muchas veces genera un problema progresivo y hasta ha llegado al punto de ser mortal en algunos casos.

Todo esto no significa que las personas adictas no puedan tratarse, pero normalmente es su personalidad la que es adictiva, una persona adicta puede entrar en rehabilitamiento y tratarse, pero si se descuida puede “recaer”, por ello debe ser consciente de que el problema existe y si no se trata puede volver a pasar por el mismo “infierno” en cualquier momento.

Lo que marca la diferencia entre un simple gusto y una adicción es el miedo a perder eso del que uno es adicto y por consiguiente la adrenalina que fluye en ese momento se activa, cuando esto se te escapa de las manos lo más recomendable es tratarlo con un psicólogo, un psiquiatra o un médico que te pueda dar la mano en este traspié.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: