jueves, 6 de octubre de 2016

Efectos positivos de volvernos más saludables





No es fácil adoptar un nuevo estilo de vida y en especial cuando este suele presentar autorregulaciones, prohibiciones y cuidados adicionales que puedes sentir que limitan tu accionar, sin embargo las personas que ya están creciendo en este nuevo entorno, no solo se sienten y se ven bien, sino que su organismo está ganando más beneficios cada día y ellos lo experimentan en primera persona.


Nos dicen que el hecho de vivir en forma sana, no significa restringirse de la mayoría de alimentos o el dedicar todo su tiempo a ejercitarse, sino es algo más personal, es comprometerse a llevar a cabo buenas decisiones y apegarse a ellas. Son conscientes que no existe medicina mágica ni píldoras milagrosas que van a devolverles la salud de golpe, sino que debieron tomar una decisión empezando a hacer cambios para lograr generar bienestar general y sobre todo mantener la buena salud.

Aquellas personas manifestaron un incremento de energía producto de llevar una vida saludable. Esto refleja el análisis de la University of Rochestar Medical Center que dicen que los individuos pueden llegar a obtener una correcta salud en general con tres claves, de esta forma experimentar un repunte en tu nivel de energía. Las tres claves son comer alimentos repletos de nutrientes, dormir lo necesario y hacer actividad física.

Entonces estos individuos siguen una dieta de alimentos naturales con alto valor nutricional esto incluye el consumir frutas y verduras, productos lácteos bajos en grasa, granos integrales, carnes magras y pescado.

En contra parte ellos evitan los alimentos chatarra, los productos procesados y refinados que propician el aumento de azúcar en la sangre llenándonos de fatiga.

Llevar un estilo de vida saludable también se ve reflejado en la mejora de la salud cerebral, el profesor Fernando Gómez Pinilla de neurocirugía y ciencias fisiológicas de la UCLA señala, que la falta de ejercicio, la pobre alimentación y el poco descanso pueden llegar a alterar las funciones mentales y la salud del cerebro en general.

Mantenernos activos haciendo ejercicio sin llegar al exceso es bueno para el cerebro, esto genera un aumento en la circulación sanguínea, logrando movilizar más oxígeno y glucosa que son el combustible del cerebro. El resultado es el tener un pensamiento mejor enfocado.


También este tipo de vida logra incrementar las endorfinas que son las encargadas de minimizar el estrés, también los ácidos grasos Omega-3 de algunos alimentos mejoran el aprendizaje y la memoria evitando depresión y otros fenómenos.

El buen descanso también ayuda en el proceso de la memoria y el aprendizaje, la concentración y la presencia de buen humor.

El peso adecuado se mantiene en un estilo de vida saludable, lo que no ocurre cuando no nos comprometemos a tener estas autorregulaciones, nuestro peso idóneo mejora nuestra apariencia, además que tiene un buen impacto en nuestro sistema inmunológico previniendo enfermedades graves o riesgos orgánicos, como la hipertensión, cálculos biliares, diabetes, variados tipos de cáncer, enfermedades del corazón y así una gran lista de casos entre sencillos y complicados.

Reducir o eliminar la ingesta de alimentos procesados así como bebidas de cola que desbordan calorías, se logra estabilizar nuestro peso, mientras nos sentimos saludables.

Estas tres claves para alcanzar un estilo de vida saludable pueden llegar a voltear tu mundo de cabeza pero de forma positiva y directa en tu salud, no se logra de la noche a la mañana, pero si, si se mantiene un compromiso, y cada día, uno se esfuerza por mantenerlo, ¿quieres convertirte en la mejor versión de ti misma?, nosotras solo te mostramos el camino, tú debes seguirlo, sigue con nosotras.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: