martes, 18 de octubre de 2016

¿Cómo saber qué tipo de metabolismo tienes?





Para tener una idea en sí, el metabolismo de las personas es la velocidad en que nuestro cuerpo digiere nuestros alimentos y quema calorías, por supuesto que esta palabra encierra muchos más cambios en nuestro organismo pero estos dos puntos pueden ser mas de nuestro interés por ahora.



Cuando tenemos pensado bajar de peso, o ponernos en forma debemos ver más allá de las dietas y rutinas de ejercicios, es decir, debemos saber qué tipo de metabolismo tiene nuestro cuerpo para poder sacarle provecho o para no desmotivarnos cuando no vemos resultados inmediatos.

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México, el metabolismo se define como “el proceso de transformar la energía a través de reacciones químicas enzimáticas; lo que permite a un organismo crecer, reproducirse repararse y responder a estímulos.

Pero para alcanzar los resultados y llegar al peso ideal es necesario identificar qué tipo de metabolismo tienes, veamos entonces:

Tipo A
Es cuando nuestros gustos se dirigen a la comida salada, como las papas fritas u otro afín. Podemos sufrir ataques de ansiedad identificadas con un fuerte apetito, además experimentamos fatiga muy a menudo. Sin embargo nuestra quema de grasa y proteínas es muy eficiente.

Entonces si te sientes identificada con el tipo A, puedes seguir esta guía a la hora de comer:

Procurar tener en nuestros platos, 50% de proteína como carne, soya, queso, pechuga de pollo o sardinas. Tener 30% de grasa como aguacates, aceitunas u nueces.  Tener 20%  de carbohidratos como zanahorias, frijoles, uvas, etc.

Tipo B
Es cuando nuestros gustos van más a lo dulce ya sean galletas o pasteles u otro afín. Además tienes un apetito impulsivo y poco organizado, sueles ser adicta a la cafeína. Este tipo tiene problemas para eliminar las grasas y le va a costar más trabajo por lo que hay que ser más respetuosos con tu alimentación.

Si te sientes identificada como del tipo B entonces te recomendamos seguir esta guía a la hora de ingerir alimentos:

Procura tener en tus platos 20% de proteína como carnes, soya, queso, pechuga de pollo, sardinas, etc. Tener 10% de grasa como aguacate, nueces, aceitunas u afín. Tener 70% de carbohidratos como zanahorias, frijoles, uvas u afín.

Tipo C
Los del tipo C pueden metabolizar proteínas, grasa e hidratos por igual, por ello no hay mucha diferencia en los gustos en cuanto a dulce o salado.

Entonces en sus platos también tienen que tener un equilibrio en sus comidas es decir 33% a las proteínas antes mencionadas, 33% a las grasas y 33% a los carbohidratos.


Por supuesto que las recomendaciones no terminan aquí, pues existen algunos factores genéticos y ambientales como el estrés que desestabilizan nuestro metabolismo y dos de sus elementos básicos son:

Anabolismo, el cual se encarga de la quema de grasa para proporcionar energía para el crecimiento de nuestros tejidos.

Catabolismo, el cual proporciona energía al cuerpo para trabajar, ejercer funciones como los ejercicios que hacemos para estar en forma.

Si ya encontraste el tipo de metabolismo que tiene tu cuerpo, comienza a seguir tu propia guía para cumplir tus objetivos y sentirte en forma y claro estar mejor contigo misma. Sigue con nosotras en nuestras publicaciones.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: