domingo, 4 de septiembre de 2016

El tener o no tener vacaciones como afecta a nuestro organismo





No importa en qué temporada del año elegimos tomar vacaciones, algunos lo hacen antes, otros al finalizar las temporadas de calor, dependiendo del hemisferio donde residamos, y también donde viajamos, lo cierto es que ahora la ciencia a probado que tomarnos un tiempo de descanso es muy importante para nuestro organismo, veamos más al respecto.


Como hemos mencionado, no importa el momento que elijas, un año entero de acumulación de trabajo, estrés y la misma rutina merma mucho nuestra salud, tanto física como psicológica. Por eso desconectarse de todo eso es primordial principalmente para que nuestro organismo se recupere.

No hay que ser una experta para saber que es importante tomar un tiempo de descanso pero hasta ahora no sabíamos en qué punto esto nos afecta, por eso se han realizado estudios para determinar de una forma científica y observada como es el mecanismo que lleva a esta recuperación. Por eso un grupo de investigadores de la Universidad de California, desarrollo un estudio publicado en Translational Psychiatry en el que se ponen de manifiesto los procesos corporales afectados por el descanso vacacional y la meditación.

 Por este motivo el equipo recluto a 94 voluntarias, mujeres sanas con edades entre los 30 y 60 años las cuales fueron enviadas durante seis días a un centro turístico en California.

Para el estudio fue necesario dividirlas en dos grupos, según si practicaban meditación en forma regular o si, por el contrario, no solían hacerlo, después el grupo de no meditadoras se dividió en dos, primero las que fueron aconsejadas para meditar durante las vacaciones y las que tuvieron libertad para hacer lo que quisieran en lo que durara el estudio. Así que el estudio quedo conformado por tres grupos, mientras las meditadoras como ya tenían costumbre pudieron seguir con su habitual rutina de meditación de una forma normal, las no meditadoras con meditación y las no meditadoras sin meditación.



Se tomaron tanto antes como al finalizar las vacaciones, muestras de sangre, encuestas sobre su estado anímico, también pasado un mes y diez meses después de finalizar las vacaciones. Los resultados fueron interesantes, haciendo un seguimiento de los cambios producidos en la expresión génica por el efecto vacacional, se comprobó que todas las voluntarias experimentaron mejoras significativas en los niveles de estrés y en el funcionamiento del sistema inmune con índices claros de un  aumento en los marcadores de respuestas ante el ataque de virus. Adicionalmente las que habían practicado meditación mostraron también una buena expresión en los marcadores genéticos asociados con el envejecimiento saludable por lo que quedó claro que este es un muy buen complemento para las vacaciones.

Tras pasar los meses y seguir el seguimiento se comprobó que el estado anímico de las participantes era muy positivo, incluso diez meses después de su periodo de descanso evidenciando que se trata de un efecto duradero, remarcando más en el grupo de las meditadoras.

Por supuesto que este no es el primer estudio que demuestra los efectos beneficiosos de la meditación que al parecer va más allá de solo el ámbito psicológico, sino que al parecer favorece positivamente a nuestras defensas y nuestra actividad celular. Sin duda el tomar vacaciones debería ser considerado como el mejor habito instituido en cualquier empresa si quiere que la persona rinda mejor, y las personas sepan que es un punto personal importante.

A pesar que las vacaciones pueden solo tomarse una vez al año, la meditación es una práctica que puede ser diaria, la cual nos mejoraría en varios ámbitos tanto personal como profesional, ¿te animas?


Las imágenes que mostramos fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: