martes, 9 de junio de 2015

Síndrome de las piernas inquietas (SPI) o de Willi-Ekbom





El tema de hoy es la enfermedad de Willis-Ekbom un síndrome que afecta cerca del 10% de la población, un trastorno neurológico que está relacionado con la dopamina. Puede presentarse en la juventud desde una molestia en las piernas durante el sueño nocturno que obliga a estar despierto o un dolor que hace que camines en las noches para mitigarlo afectando nuestra calidad de vida.


Lo síntomas más comunes son sensaciones incomodas en las articulaciones de las piernas, hormigueos y ganas de ponerse de pie por lo que obliga a uno moverse para que el malestar cese, algunos se confunden asociándolos a problemas con los huesos o músculos, nerviosismo, inquietud o desasosiego.

Las personas menores de 36 años pueden padecerlo según dice el neurólogo Oswaldo Cachay jefe de Neurología de la Clínica Internacional, al parecer este síndrome es de origen genético pues cerca de un 65% de personas que lo sufren tienen antecedentes familiares, aparte que en las pruebas no se encuentran anomalías evidentes, los pacientes que sufren o presentan síntomas pasados esta edad se puede asociar a alteraciones en el metabolismo sea por falta de hierro, diabetes o uremias como insuficiencia renal crónica una enfermedad que afecta las neuronas por intoxicación de la urea.

Si en las pruebas el SPI se confirma que es por falta de hierro se pueden recetas suplementos vitamínicos, pero si es por causas genéticas el tratamiento puede indicar medicamentos que aumenten la dopamina. Si hay casos más graves se suele medicar coloides todo depende del análisis neurológico realizado al paciente ya que el especialista debe ver cuál es mejor tratamiento y medicación.


Como ya hemos dicho el SPI puede afectar la calidad de vida de las personas debido a los problemas nocturnos que originan, los afectados tiene problemas de somnolencia diurna mostrándose fatigados en las mañanas.

Esta enfermedad es poco conocida y aún se encuentra en estudios su tratamiento y prevención sin embargo La neuróloga Liliana Rodríguez recomienda algunos hábitos para mejorar la calidad de sueño, como evitar el café o cualquier estimulante antes de dormir, realizar una rutina de ejercicios en la tarde o en la noche para relajar el cuerpo y alejarse de algún dispositivo tecnológico como celulares, computadoras que puedan mantener tu atención concentrada en vez de relajada.

En los datos se muestran que el 56% de las mujeres que presentaron esta enfermedad en un nivel leve durante el embarazo, 7 años después lo presentaron de forma crónica y cerca del 15% de pacientes solicita un tratamiento farmacológico a largo plazo, el síntoma clave es la necesidad de mover las piernas en las noches y la inquietud motriz que se presente por querer frotar las piernas, levantarse para caminar o dar vueltas en la cama sin razón aparente.

La sensación de mover las piernas se presenta en intervalos de 20 a 40 segundos de forma repetitiva, en casos severos puede incluir la necesidad de mover el tronco y los brazos.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solos e han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: