jueves, 19 de febrero de 2015

Dormir para bajar de peso, mucho ojo





¿Sabías que una sola hora de diferencia en la duración de nuestro sueño pone en marcha efectos en nuestro cuerpo que está muy relacionado con el control de nuestro peso?, los expertos del tema en cuanto a nutrición y en salud coinciden que dormir entre siete u ocho horas ayuda a combatir la obesidad aparte de aumentar nuestra productividad y sensación de bienestar en nuestro día a día veamos cómo es esto.


En nuestra actual sociedad y por nuestro estilo de vida estamos durmiendo menos de lo normal y no solo nosotras sino también los niños y adolescentes, incluso nos contentamos con la falsa creencia de que al estar activos estamos “quemando grasas” pero deberías saber que incluso durmiendo estamos gastando energía, puedes comprobarlo pesándote antes de dormir y al levantarte a la mañana siguiente, todos tenemos un sistema metabólico que si es alterado puedes pagar factura en la balanza.

Cuando estamos dormidas en nuestro cuerpo ocurren procesos hormonales que son alterados cuando dormimos menos, por ejemplo al dormir cinco horas nuestro cuerpo producirá más grelina que es una hormona relacionada con el crecimiento haciendo que en durante el día siguiente tengas más hambre. Sumado a este proceso alterado nuestro cuerpo sufriría un descenso con la hormona leptina que es la encargada de frenar el apetito, todo esto se traduce que en todo el día siguiente al poco sueño sentiremos más hambre inclinándonos por comida que contenga más sal, azúcar y grasas.


Ocurren otros factores de riesgo cuando la falta de sueño se torna repetitiva, al no descansar nuestro tejido graso no responde adecuadamente con la insulina que lo procesa y esto puede aumentar el riesgo de padecer obesidad y/o diabetes; resumiendo,” la grasa debe dormir para poder metabolizarse bien”. Las células adiposas que tienen la función de almacenar las grasas necesitan nuestro sueño para poder almacenar bien las grasas sino estarían sueltas en el torrente sanguíneo.
Estudios actuales sugieren que las pocas horas de sueño conlleva a alteraciones metabólicas importantes que podrían afectar el balance energético, los casos más vistos son obesidad, diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina, también repercute en el sistema cardiovascular así como problemas gastrointestinales o neurológicos.

Las personas que tienden a sufrir problemas de sueño como apnea o ronquidos fuertes a menudo encuentran que no pueden bajar de peso inclusive con dieta y esta relación también va en los dos sentidos es decir quienes sufren sobrepeso puede que tengan dificultades para dormir, ay casos en que la persona ha tenido que ir a un instituto especializado llegado cierto punto, es por eso que desde ya debemos poner nuestro horario de sueño en orden.

Esta publicación fue extraída de un estudio del doctor especialista en trastornos del sueño Eduard Estivill y de consejos del neurofisiólogo Jesus Escribá del instituto de medicina del sueño, nosotras pensando en nuestro día a día queremos compartir nuestra inquietud sobre este tema con ustedes, espero que esta publicación nos haga tener mejor conciencia para mejorar nuestra calidad de vida, sigan con nosotras.



Las imágenes que se han colocado fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: