jueves, 12 de junio de 2014

Maneras de cómo manejar el estrés y la ansiedad





El estrés y la ansiedad, dos problemas que pueden estar quitándonos buenos momentos de nuestras vidas y llenándolas de enfado, pero ¿y si nos animamos a ver el estrés y la ansiedad de forma positiva?, “como es eso posible” podrías estar pensando bueno para eso esa esta publicación.



El estrés hasta hace poco estaba considerado como un efecto muy perjudicial, convirtiéndolo poco a poco en el enemigo número 1 de la salud, sin embargo nuevos estudios de psicología clínica nos demuestra que si tu cerebro piensa que si lo es entonces se convierte en realidad. La Psicóloga Kelly McGonigal desde su perspectiva como psicólogo clínico y en su consulta de psicología cada vez lo ve todo más claro hasta dice lo siguiente:

“El estrés te hace más sociable”, y la pregunta es ¿Cómo?, bueno para poder entenderlo mejor, nosotros mismos debemos educarnos y educar a nuestro cerebro asociando al estrés con las conexiones sociales, enseñándole que Cuando la vida es difícil, la respuesta al estrés es que te rodees de gente que se preocupa por ti.



Existe una hormona llamada oxitocina y es la “hormona de los abrazos” porque se libera cuando abrazas a alguien, cuando las liberas te instiga y prepara para poder fomentar relaciones con otras personas, te hace más cercana a los amigos y familiares haciendo que desees más contacto físico, te hace más empática con los demás mejorando tu instinto de ayuda y apoyo hacia la gente que aprecias, todo por solo un abrazo, interesante ¿no?

Si te acostumbras a liberar oxitocina en respuesta a tu estrés tu mente se abrirá y serás capaz de buscar ayuda, pues lo normal de nuestro cerebro es empujarte a guardarte ese mal sentimiento acumulándose, también podrás darte cuenta si alguien está pasando por un mal momento y de esta forma poder ayudarse mutuamente.

Cuando nos ponemos ansiosas por algún motivo, nuestro corazón se acelera, respiramos diferente y rápido, sudamos y esto ocurre porque nuestro cerebro está recibiendo información errónea de lo que en verdad sucede, veamos cómo es esto.


Estamos ante un examen importante, una entrevista de trabajo, una exposición y hablar en público, prueba de conducir o algo asi, pero nuestro cerebro está recibiendo información que te estas apunto de enfrentar ante leones o algo peor y por esto es que nuestro cerebro intentara protegernos desencadenando mecanismos de defensa en respuesta a este falso ataque a nosotras.

Es aquí donde probablemente estemos sufriendo un ataque de pánico, según las estadísticas un 20% de la población lo ha sufrido uno alguna vez, pero solo un 7% de ese 20% vuelve a recaer en estos fuertes problemas de ansiedad. La respuesta es que este 7% dieron a este episodio que vivieron más importancia de lo que realmente fue, es decir educaron a su cerebro que ese día fue horrible.

A partir de ese día ocurrir lo siguiente, el 20% que se pusieron mal frente a este examen o exposición lo atribuirá a causas lógicas como no he comido, la gripe o los nervios, pero el pequeño 7% lo asociara a algo más y optara por huir de la situación, repitiéndose para otros casos en el futuro.

La manera para vencer esta ansiedad radica en nosotras mismas, si evitamos el conflicto o lo que nos pone nerviosas estamos educando a nuestro cerebro que eso es peligroso y nuestro cerebro nos hará sentir muy mal la próxima vez que estemos ante un examen o discurso o hasta cuando pensemos en ello.


Nuestro modo de pensar y actuar nos educa para el futuro, entonces si elegimos ver la ansiedad y/o el estrés como algo útil, se genera en ti algo que se podría nombrar como “la biología del coraje” o de la lucha. Una vez que puedas adaptarte a estas situaciones adversas o crear resiliencia, podrás relacionarte mejor con otras personas así pases por estrés y poder disfrutar al máximo de las posibilidades que te da la vida, así te parezcan mínimas son grandes momentos.

Tienes que aprender a convivir con la ansiedad y decidir qué nivel de estrés te vas a permitir.

Seguro que te estarás preguntando: "¿Es muy difícil cambiar y considerar la ansiedad como nuestra aliada?". Y yo te respondo "Pues sí, pero es posible. Para ello necesitas mucha constancia y trabajar mucho en esa idea. ¿Conoces a alguien que se haya superado así mismo a nivel deportivo sin haber entrenado antes? Bueno pues esto es lo mismo".

Pues ya sabes cómo controlar tu ansiedad y estrés de una vez por todas: hazte su amigo/a y no dejes de relacionarte con los tuyos, las espero en la próxima publicación.   


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando, esta publicación es parte de una publicación del psicólogo clínico Miguel Ángel Rizaldos.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





Esta entrada fue posteada en

0 comentarios: