martes, 20 de mayo de 2014

El correr y sus beneficios - Running





Un ejercicio sencillo, económico que nos brinda gran cantidad de beneficios al cuerpo y a la mente, hablo del running o salir a correr, nada que envidiar otros más técnicos, veamos porque.



Las mujeres lo intentamos de todo, prendemos la tele y vemos productos milagrosos que como si de una varita mágica se tratase hará que nuestro cuerpo llegue a estar delgado y esculpido porque así dice el comercial. Muchas sabemos que no es así y lo hemos aprendido en la práctica, en las dietas y en los tratamientos reductores a costa de nuestro tiempo y dinero.

Hay que entender que existe una combinación ganadora donde no hay pierde, hacer ejercicios, tener una buena alimentación y hábitos saludables es lo mejor que puedes hacer por tu salud.

En este caso el ejercicio que estamos tratando es el running o el salir a correr, ponerte un objetivo o meta real y dar el primer paso, si crees que no es tu deporte optimo, prueba primero, tómatelo con calma, ve a tu ritmo desde trotar o correr a velocidad si sientes que tu cuerpo ya está listo.

Lo importante es mantener un equilibrio para lograr nuestro objetivo ya que si aumentas el ritmo acortaras el tiempo de la carrera, las novatas no tienen que sentirse presionadas en cumplir una meta ya que aun están conociendo su cuerpo y sus posibilidades, lo que si es que partiendo de un punto en tu autoconocimiento puedas aumentar gradualmente, la distancia, el ritmo y la frecuencia del running.


Cuando uno corre lo que hace es activar casi todos los músculos del cuerpo en una actividad continua, fortaleciendo, de la misma manera para mantener constante esta actividad nuestro sistema interior se encarga de regularse para así lograr nuestro objetivo, veamos por partes lo que el running nos brinda:

Mejor ritmo cardiaco, gracias a este ejercicio aeróbico, nuestra frecuencia cardíaca aumenta, el corazón y los vasos sanguíneos también se ejercitan y trabajan más eficientemente.

Mejora de nuestra capacidad pulmonar, cuando corremos maximizamos nuestra capacidad pulmonar lo que nos ayuda a proveer a nuestro organismo con más oxígeno.

Trabajo abdominal, que se logra en una marcha constante e intensiva haciendo que los músculos de la zona abdominal se contraigan quemando grasa.

Fortalecimiento de brazos, que en este constante y ligero movimiento de los músculos son tonificados inteligentemente.

Fortalecimiento de glúteos, que si logramos hacer constante este ejercicio lograremos un mejor derrier endureciéndolos y mientras más empinado o exigente sea el terreno más trabajo tendrá esta zona de una manera positiva.

Mejoramiento de los muslos, que en una práctica regular se logra adelgazar los muslos, tonificándolos, quemando grasa y ganando masa muscular.

Fortalece nuestras rodillas, y esto debe ser comentado a voces por que algunas personas creen que cuando se corre estamos exponiendo las rodillas, pero muy por el contrario lo que hacemos es disminuir el riesgo de problemas de articulación a menos que se haga de forma errónea o con sobrepeso.


Entre otro beneficios que acompañan a los mencionados, el correr nos relaja la mente, inclusive algunos estudios dicen que ayuda a dismuir trastornos patológicos, también nos hace más fuertes al mismo tiempo que nos ayuda a mejorar nuestro equilibrio, también ayuda a prevenir la hipertensión y a tratarla, así que si corres más los riesgos de infartos y enfermedades cardiovasculares desaparecerán. Tu cuerpo se fortalece al igual que tu sistema inmunológico y mejora nuestro sistema respiratorio ya que fortalece los músculos que trabajan con oxígeno, finalmente cuando corremos también aumentamos nuestra densidad ósea haciendo nuestros huesos más fuertes.

Ahora que cuando corremos mucho cuidado, para correr debemos hacerlo de una forma correcta ya que una mala práctica afectara directamente sobre nuestras rodillas, nuestro cuello y hombros, dificultando la respiración, hacerlo en ritmos diferentes o zancadas diferentes, rebotar demasiado solo hará que perdamos energía así que nada de eso ni de ir mirando nuestros pies.

La mejor forma es ir mirando al horizonte adoptando una postura erguida manteniéndola de principio hasta el final. Con la cabeza y la espalda recta evitaremos los dolores musculares, con las manos semiabiertas los brazos relajados pegados al cuerpo, hombros bajos y con los codos en un ángulo de 90 grados favorecerá el equilibrio y te ayudara a ganar velocidad.


Por supuesto que para terminar no debes olvidar de hacer ejercicios de estiramiento y flexiones para ir calentando los músculos, si lo haces de golpe podrías desarrollar problemas e inflamación en tus músculos y que a la larga te traerán problemas, así que mucho cuidado de hacer ejercicios de estiramiento antes y después de haber corrido, un buen calzado para correr con buen amortiguación y beber una taza de agua 15 minutos antes de empezar para evitar mareos, calambres o nauseas.

Espero te haya gustado esta publicación, sigue con nosotras.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: