jueves, 1 de agosto de 2013

Cuidados para el brassier





Así como un buen libro en algún momento debe acabar así nuestra lencería también algún día pasara a mejor vida, en este caso nuestro bra en algún momento envejecerá y deberemos cambiarlo, pero, ¿acaso lo estas cuidando adecuadamente aprovechando su vida útil? o por el contrario tu falta de cuidado hace que se deteriore con más rapidez.


El brassier mas que solo una prenda, es catalogada por todas nosotras como un excelente arma de seducción y también un protector único ya que protege uno de nuestros más valiosos tesoros, y claro no solo nosotras lo apreciamos una vez que está a la vista es por eso que debe estar impecable para que siempre te haga lucir impactante en todos los sentidos.

La coordinadora de mercadotecnia de Warnaco Elisa Serna - dicho sea de paso es la primera marca en diseñar un brassier – nos brindó una serie de consejos para que estas prendas tengan mas vida útil y si son tus favoritas entonces mejor aún cuídalas:

Al momento de guardar tu bra en un cajón debes procurar guardarlo extendido y acomodar uno sobre otro a modo de una torre.

No debes doblarlo por la mitad con una copa encima de la otra pues esto estría las copas de una manera que hasta puede aparecer unas bolitas en ella y no son atractivas a la vista.

Procura no colgarlos porque fuerzas los tirantes de tu bra hasta lograr que se alarguen y te parezcan flojos.

Cuando vayas a comprarlos y debas probártelos hazlo en el primer nivel de los broches, es decir lo más apretado posible. Estíralo y verifica que exista una distancia de más o menos 3 pulgadas entre la tela y tu piel de esta forma garantizaras que no lo estiraras de más.


Cuando la vida de una de tus prendas bra ha llegado hasta el punto de que debes deshacerte de ella, aunque sea una de tus favoritas debes hacer puño el corazón y tirarla, te has dado cuenta que aunque ajustes el tirante siempre tiende a caerse a cada rato, incluso la tela que lo sujeta en tu espalda puede también ya estar estirada, solo cierra los ojos y dile adiós.

Cuando lo laves, lo mejor es hacerlo a mano con un jabón suave, al momento de secarlos no debes hacerlo por los tirantes sino por el medio de las copas que es la más fuerte.

Ahora la pregunta ¿debo dormir con brassier o sin brassier?, te recomendamos que no lo hagas a menos que poseas mucho busto pues el brassier te ayuda a que tu espalda no cargue con el peso, pero en cualquier otro caso dormir con el brassier deformara más rápido esta prenda acortando su vida útil.

Bien, ya tenemos una idea de cómo cuidar a nuestro cuidador principal por excelencia, espero que pienses si hasta hoy día actuabas de una manera que perjudicara tu lencería y de ser así, nunca es tarde para mejorar, sigue aprendiendo con nosotras.


Las imágenes que se muestran fueron encontradas en la red, tienen sus propios autores y/o dueños, solo se han colocado como información y guía del tema que estamos tratando.
Si te agrado este articulo, no olvides suscribirte a la página Aquí





0 comentarios: